Press "Enter" to skip to content

Holanda pospone la siguiente fase de la reapertura nacional prevista

Tras poner fin a su controvertido toque de queda nocturno por el coronavirus hace menos de una semana, los Países Bajos ya han vuelto a aplicar los frenos a la salud pública y han aplazado la siguiente fase de reapertura nacional prevista para el 11 de mayo.

El gobierno provisional de los Países Bajos había anunciado esa fecha como el día en que entraría en vigor la segunda fase de su plan de normalización de cinco puntos, con la reapertura de los cafés al aire libre el pasado miércoles, que se vería incrementada por los museos, gimnasios, parques de atracciones y zoológicos.

La siguiente etapa quedó en suspenso el fin de semana, cuando se canceló con poca antelación una reunión especial del gabinete que debía dar luz verde el domingo, y se confirmó que también se había abandonado la conferencia de prensa del lunes.

En lugar de comparecer en público, el ministro de Sanidad en funciones, Hugo de Jonge, utilizó Twitter para decir lo que varios de los propios expertos del Gobierno venían diciendo -desde hace al menos una semana-: que el pico de la tercera ola no había disminuido lo suficiente como para permitir una mayor relajación de las restricciones.

«La presión sobre los hospitales sigue siendo demasiado grande, por lo que seguiremos estudiando lo que es posible semana a semana», dijo de Jonge, que junto con el primer ministro en funciones, Mark Rutte, respaldó la decisión de poner fin al toque de queda en contra del consejo de los expertos.

Parte de la reticencia del ministro a comparecer en público puede deberse a los problemas informáticos del fin de semana, que dejaron cierta confusión sobre las últimas estadísticas del coronavirus y si los 9.263 casos diarios comunicados a las 10 de la mañana del lunes deberían haber sido más correctamente unos 7.000.

En la última semana se han notificado una media de algo más de 7.000 nuevos casos al día. El número de muertes ha descendido a una media de 18 al día, incluidas 17 en las últimas 24 horas.
Ingresos hospitalarios

Sin embargo, la preocupación del gobierno es que, a pesar de esas cifras, los ingresos hospitalarios siguen aumentando en lugar de disminuir, con un aumento de 42 el lunes, hasta los 2.642. Paralelamente, se produjeron 21 nuevos ingresos en cuidados intensivos, lo que eleva la cifra total a 825.

Un elemento nuevo es «un fuerte aumento» de los pacientes menores de 50 años hospitalizados con Covid-19.

Desde principios de marzo hasta finales de abril, 294 pacientes de entre 30 y 50 años fueron tratados en cuidados intensivos, frente a los 263 del año pasado en el momento álgido de la pandemia.

Según el profesor Robin Peters, de la Universidad Erasmus, se trata de una tendencia nacional.

«Un 75% de esos pacientes de entre 30 y 50 años no tenían ninguna dolencia subyacente», dijo. «Eran jóvenes previamente sanos que ahora están gravemente enfermos en el hospital».

En un hospital de Maastricht, dos pacientes con coronavirus -uno de 76 y otro de 67 años- murieron cuando un corte de electricidad apagó una máquina que les daba oxígeno.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.